Provincia de Corrientes, República Argentina
 |  Miércoles 17 de Octubre de 2018
   
 
Temp.: 16º - H: 31
 
Maniatan y golpean a pareja de ancianos para robarle casi medio millón de pesos    -    Detienen a dos narcos por transportar más de 80 kilos de marihuana en un auto    -    Encontraron a un hombre muerto dentro de un automóvil, habría sido un homicidio    -    Presupuesto 2019: la Provincia alista sus propuestas para elevarlas a la Nación    -    Día 12: Uruguay y Rusia definen el primer puesto    -    
AMPLIO ABANICO MUSICAL
Potente, pero poco poblada fue la segunda noche de rock en el anfiteatro Cocomarola
Las propuestas fueron desde blues hasta reggae y un final roquero con los uruguayos de La Vela Puerca. Anoche, al cierre de esta edición, se anunciaba la presencia de Guasones, Los Antiguos y el metal pesado de Iorio.
Con zapatillas, camperas atadas a la cintura y remeras de bandas, roqueros de distintas partes del país (y de países vecinos) se apoderaron este fin de semana del Anfiteatro Mario del Tránsito Cocomarola. Es que el escenario chamamecero por excelencia abrió sus puertas a una nueva edición del Taraguí Rock, una fiesta que desde hace algunos años viene ganando terreno en la región. La segunda velada no fue de lo más poblada, pero sí muy potente y variada. Las propuestas fueron desde el blues hasta el reggae y un cierre a puro rock. Las inmediaciones del Cocomarola se llenaron, el sábado por la noche, de colectivos con fanáticos de Nonpalidece y sobre todo de La Vela Puerca que llegaron desde distintas provincias argentinas e incluso de Paraguay y Uruguay. No obstante, dentro del predio la cantidad de público no llegó a colmar las expectativas si se compara esta fecha con ediciones anteriores. Vale resaltar que el Taragüí Rock logró en los últimos años pulir muchas desprolijidades como, por ejemplo, los problemas de sonido e insuficiencia en la cantidad de sanitarios, pero lo que aún no puede conseguir es que el público roquero ingrese temprano al predio. Esto hizo que el sábado, Silencio Blues Trío, una de las bandas locales más reconocidas tenga que tocar (a las 19) frente a un auditorio que apenas superaba el medio centenar de personas. Algo similar sucedió con el reconocido cantante, compositor y guitarrista Palo Pandolfo que subió al escenario Osvaldo Sosa Cordero minutos después de las 20. La postal comenzó a cambiar recién cuando Rondamón trajo al anfiteatro todo su reggae. Con una buena apuesta sonora, esta banda marplatense empezó a calentar el ambiente en una noche en la que el estado del tiempo fue sin dudas un gran aliado. Los integrantes del grupo supieron conquistar al público local con soltura y calidad. El reggae dejó al auditorio sereno, pero cuando el presentador anunció el ingreso de la legendaria banda correntina La Murga, comenzaron a aparecer las remeras, los trapos, también el pogo cobró fuerza y la fiesta cambio de color. Totalmente uniformados, los integrantes del club de fans de La Murga se fusionaron con el resto del público murguero conformado por personas de distintas generaciones. Ahí, por ejemplo, estuvieron Gisela, Belén y Sara saltando junto con sus hijos y sobrinos Felipe y Martina. “Ya vine siete veces”, contó Felipe, pero su mamá explicó “es el tercer año que viene, pero él cuenta por fecha no por año, entonces dice que vino a siete festivales”. Martina, por su parte, no supera los 6 años de edad y con una remera de Callejeros dejó a su mamá sentada y se unió al pogo con sus tías. Es que el rock es eso, comunión y colaboración al servicio de la diversión. Sentado solo en uno de los bancos del Cocomarola estaba Alvaro, un porteño que vino a Corrientes con un objetivo claro, “yyyy, el domingo esta Iorio, como no voy a venir”, contó a El Litoral antes de relatar una de las cientos de anécdotas que le regaló el rock, “de Olavarría salí en un camión de basura, te juro”, recordó este artista plástico que no tardó en hacer amigos entre el público. Eran las 22.45 cuando el reggae volvió a apoderarse del predio con Nonpalidece, banda que por segunda vez fue invitada a participar del festival correntino. Pero, antes de iniciar el concierto, los artistas colocaron un audio donde preguntaban por el paradero de Santiago Maldonado. “Es un placer estar en Corrientes después de unos cuantos años”, aseguró el vocalista Néstor Ramljak cuando apenas empezaba su show. Agradeció también a quienes vinieron desde Buenos Aires, Chaco, Entre Ríos y Paraguay entre otros lugares. La propuesta de “Nonpa” fue acertada e hizo bailar al auditorio, o por lo menos a quienes se instalaron de la mitad hacia adelante. En el fondo del Cocomarola la historia era otra, los que optaron por los asientos del fondo parecían estar en una realidad distinta, disfrutando de la música y alguna bebida, pero en un clima bastante menos alborotado. El plato fuerte de la noche estaba reservado para el final, en el que aparecieron los uruguayos de La Vela Puerca, que hace un año no pisaban un escenario. Su presentación fue potente de principio a fin y conformó. Al igual que Nonpalidece, esta banda dedicó unos minutos al pedido por la aparición de Santiago Maldonado. Mucho fue lo que dejó este recital, aunque quizás uno de los momentos más trascendentes para el público local tuvo que ver con el gesto que tuvieron los uruguayos al invitar al escenario a La Murga, banda con la que cantaron “Va a escampar”. Ayer, al cierre de esta edición y las condiciones metereológicas amenazantes, comenzaba la tercera noche roquera en el Cocomarola donde se anunciaba una velada donde el heavy sería la estrella con artistas locales como Grito Clandestino y nacionales como Los Antiguos y Iorio, entre otros. El dato El sábado, La Vela Puerca compartió escenario con el grupo correntino La Murga. Juntos tocaron “Va a Escampar”.

Lunes, 11 de septiembre de 2017
   
 
Copyrigth © 2010 - 2018 MinutoCorrientes.com
Todos los derechos reservados.
Desarrollado por ChamigoNet.com.ar
 
Inicio  |  Política  |  Interior  |  Informacion Gral.  |  Nacionales  |  Deportes  |  Policiales  |  Cultura  |  Notas de interés  |  Espectáculos  |  Internacionales